ALTERNATIVAS PARA EL USO DE MATERIAS ORGÁNICAS

Históricamente, el uso de altas cantidades de estiércol animal ha sido reconocido como uno de los mejores métodos para la fertilización de los cultivos y para el mantenimiento de la productividad del suelo y de su materia orgánica.  En efecto, por muchos siglos antes de la era de los fertilizantes comerciales; el estiércol animal constituía la más importante y, a menudo, la única fuente de nutrimento para la planta fuera de los suministrados por el propio suelo.  Así se mantenía o incluso se mejoraba la fertilidad del suelo.

El estiércol es la mezcla de la cama de los animales y sus deyecciones sólidas y líquidas, que ha sufrido fermentaciones más o menos avanzadas en el establo y después en el estercolero.  Básicamente está formado por materiales hidrocarbonados, compuestos nitrogenados y una gran población microbiana.

El estiércol como materia orgánica es aquel material que se maneja y almacena como sólido, mientras que los purines lo son líquidos.

Si el estiércol se mira con la óptica de un fertilizante y se compara con los fertilizantes minerales convencionales, queda en franca desventaja y no es la consideración que debe hacerse, puesto que su enfoque en una agricultura racional es la utilización de las dos fuentes, haciendo un aprovechamiento máximo de las dos.

 

PERDIDAS DE NUTRIENTES

El estiércol, desde que se produce hasta que es utilizado, puede sufrir  pérdidas en el contenido de nutrimentos, que se clasifican así:

El manejo comprende los pasos que sigue el estiércol desde el establo hasta su distribución en el campo.  Si se mantiene constantes las demás variables, sería el manejo dado al estiércol el que marcaría la calidad agronómica del producto resultante. Un mal manejo se va a traducir fundamentalmente en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *