Insecticidas Biológicos

Insecticidas Biológicos

Qué es el control natural o biológico?

El control biológico es un componente muy importante de los programas de manejo integrado de plagas y enfermedades, que utiliza recursos naturales para mantener las poblaciones de especies dañinas en cultivos por debajo de niveles que causen daño económico.

El control biológico lo ejercen insectos y ácaros benéficos, organismos que en la naturaleza incluyen especies que actúan como parasitoides y como depredadores.

Parasitoides, predadores, entomopatógenos y antagonistas se encuentran en la naturaleza en todos los agro ecosistemas, actuando sobre las plagas que son sus hospederos y presas.

Cuando su actividad es interferida o reducida por el uso indiscriminado de insecticidas y fungicidas, las poblaciones de agentes benéficos se reducen.

Estas poblaciones deben ser recuperadas para mantener equilibrios biológicos entre plagas y benéficos, evitando así daño económico en los cultivos.

Para recuperar el equilibrio biológico entre plagas y benéficos, el hombre puede manipular las poblaciones de agentes benéficos utilizando técnicas que favorezcan su incremento y actividad en el campo.

Las crías masivas de parasitoides y predadores y su posterior liberación en los cultivos, así como la multiplicación en laboratorio de microorganismos como bacterias, virus y hongos entomopatógenos y de antagonistas, y su aplicación sobre las plantas, son técnicas que ayudan a incrementar la actividad del control biológico y en consecuencia la reducción de las poblaciones plaga.

Mostrando 1–9 de 31 resultados